Hacía tiempo que no leía un manga largo, así que me decidí por Beck por tener 34 volumenes. El autor de este manga es Harold Sakuishi.No me esperaba que un manga «musical» me gustase tanto.Yukio Tanaka (conocido por sus amigos como Koyuki) es un chaval de 14 años que no ha hecho nada en su vida y del cual acosan en el insituto.Un día cuando vuelve a casa intenta ayudar a una vieja a la que unos gamberros intentan tomar el pelo. La vieja escapa y a él le dan una paliza.Estando sentado en un parque, ve como unos niños maltratan a un extraño perro, asombrado por el aspecto del perro les dice a los chicos que lo dejen en paz.

Es entonces cuando aparece su dueño, el cual le da las gracias y dándole algo, desaparece.Unos días después, Izumi, amiga de la infancia de Koyuki le invita a salir con unos amigos, y cuando están en un bar ve a Ryusuke, al cual devuelve lo que le dió.

Cuando están fuera, uno de los acompañantes de Koyuki se pone a mirar un coche al que han rayado de arriba a abajo y entonces aparecen los dueños, unos americanos que empiezan a meterse con ellos.

Justo cuando las cosas no pueden ir peor, sale Ryusuke del bar y les dice que se vayan, que el se encargará.

Pero Koyuki tiene remordimientos de conciencia, y decide dejar a sus amigos cenando ramen e ir a ayudar a Ryusuke. Cuando llega a este le han pegado una paliza, y él e Izumi se hacen amigos de él.Lo que nuestro protagonista no entiende es como a Izumi le gusta el mismo tipo de música que a Ryusuke, pero cuando esta le deja escuchar un poco de esa musica, especificamente el grupo Dying Breed, Koyuki siente que eso que ha escuchado es una maravilla, mucho mejor que cualquier otra música que haya escuchado nunca. Y a partir de ahí será casi lo único que escuche.Ryusuke es un chico japonés que se ha criado en América junto a su hermana Maho.

A partir de ahí empiezan a ir a los conciertos del grupo de Ryusuke, y conoce a su hermana. A esta en un principio no le cae nada bien Koyuki, pero poco a poco empieza a hacer locuras con él. Una noche en la que decide tirarse desnuda a una piscina a la que entran saltando la valla, Maho empieza a cantar una canción de Dying Breed, Moon on the Water. Pero la sorpresa se la lleva ella cuando Koyuki no solo empieza a cantar, si no que tiene una excepcional voz.

Por si esto no fuera poco, Koyuki ha empezado a aprender a tocar la guitarra y cuando Ryusuke empieza a montar un grupo, Koyuki entrará a formar parte de él. Pero la sorpresa llega cuando escuchan su voz cantando, por lo que pasará a ser el cantante de las baladas del grupo.

El nombre que le pondrán a la banda será Beck, en honor al extraño perro de Ryusuke que se llama así. Pero el problema es que en América ya existe Beck, por lo que su primer productor por tierras americanas les pone un nombre para poder vender: Mongolian Chop Squad.Los componentes del grupo, aparte de Ryusuke y Koyuki son: Chiba, vocalista; Taira, bajista y Saku, batería.

Pero no lo tendrán fácil para triunfar. A pesar de ser un buen grupo y tener algunos fans, Ryusuke tiene enemigos tanto dentro de Japón, como fuera, y esos enemigos son personas muy influyentes en el mundo de la música, por lo que harán lo posible para que no triunfen, por lo que no les quedará más remedio que enviar su disco a una discografía Inglesa, la cual les dará un empujón hacia su camino a la fama.Lo mejor de todo son los guiños que se hacen a bandas auténticas, así como un extraño sueño que tienen todos los componentes de Beck en el cual salen difuntas estrellas del mundo musical: Kurt Kobain, Freddy Mercury, Sid Vicious, Jimmy Hendrix… Además de que el autor es fan de la lucha libre y de Sangokushi.

Pues lo dicho, me ha encantado. Y no se que más contar de él para no chafar más historia. Aunque bueno, como en todo… el final ya se supone, ¿No?