Vuelvo con otra nueva entrada en el blog, y esta vez con una serie lanzada directamente en Netflix (al menos en occidente) y que dudo mucho que la veamos editada en formato físico en nuestro país por dos razones: Lo que sale en Netflix difícilmente sale en formato físico, y siendo Selecta Vision de las pocas (si no única) editora de anime en nuestro país, están ocupados sacando Narutos, Fairy Tails o Attack on Titan.

La verdad es que de lo que voy viendo de anime en Netflix me va sorprendiendo, quitando la nefasta Castlevania que no es anime ni nada, tenemos joyas como Gantz: O (¡LA QUIERO EN BLURAY!) o ID-0 con diseños de Range Murata, y más recientemente esta A.I.C.O. Incarnation del estudio Bones que me ha sorprendido para bien.

Historia

Han pasado dos años desde que Aiko Tachibana sufrió un accidente de tráfico, poco a poco va recuperando la movilidad y va a rehabilitación cada día al acabar las clases. Un día que llega tarde se choca con su silla de ruedas con un nuevo alumno, horas después y como si de un milagro se tratase, Aiko se pone de pie en clase ante el asombro de todos sus compañeros.

Poco después del accidente de Aiko y mientras estaba en el  hospital recibiendo tratamiento, una extraña masa de materia, conocida como Irrupción, apareció en las afueras de la ciudad atrapando a su madre y hermano que estaban visitándola. Ahora la humanidad vive detrás de unos muros por seguridad que solo son atravesados por los buscadores, grupos de dos personas que se dedican a recoger cualquier cosa del exterior que les pidan sus clientes.

El nuevo alumno se presenta como Yuya Kanzaki, y le cuenta una horrible verdad a Aiko: Su verdadero cuerpo está aún en el hospital, y el que tiene ahora está en el hospital donde la trataban siendo ella un híbrido artificial que cuenta con su cerebro original por lo que tendrán que ir a recuperarlo a la vez que salvan a su familia y paran la irrupción, para ello contarán con la ayuda de dos miembros del equipo de Yuya y cuatro buscadores.

Opinión

La verdad es que me ha enganchado de principio a fin, cuenta con muy buena animación y la historia no está nada mal. Quizás lo peor de todo haya sido el diseño de la Irrupción, y es que para que os hagáis una idea, es como cuando el brazo de Tetsuo explota en la película de Akira. Es cierto que tiene alguna forma y cambia alguna vez, pero el enemigo en general no deja de ser esa masa de moco rojo.

El diseño de personajes es de lo que más me ha enamorado, tanto eso como el de los mechas y todo el equipo que llevan los buscadores. Así que lo dicho, un anime que yo al menos recomiendo, que ya estoy cansado de tanto anime que solo saben utilizar el fanservice para vender, y eso aquí no lo tendremos.