Ya sabeis que desde hace unos meses se me jodió la XBOX 360 Elite, así que uso una 360 japonesa que me traje de Japón.Desde el día 29 del més pasado (fechas del Salón del Manga) que los había pedido y hoy por fin, han llegado. Así que os daré mis primeras impresiones.Con el Forza 3 he estado un ratillo y me ha impresionado que viniese con un DVD instalable y otro para el juego.El juego en sí me ha gustado, es igual que la demo solo que quizás hayan mejorado un poco el control, o al menos el Audi no se me iba tanto.Lo que he visto que no han solucionado es las frenadas en las repeticiones marcha atrás o rebobinando.Me explico: Cuando frenas sale el humo de las gomas quemadas en el asfalto y salen por la parte trasera del coche, pues cuando en una repetición rebobinas hacia atrás sale por la parte delantera del coche, como si frenases marcha atrás.Los coches se rompen más que en la demo (en modo simulación en la demo, por muchas ostias que me metí no se me salto ningún parachoques)

Y ahora el mejor de los dos, sin duda el Bayonetta. Habiendo jugado a la demo, debo decir que el juego es infinitamente mejor.Gráficamente es una pasada (no es de lo mejor de consolas de nueva generación, pero aún así es muy bueno) y la jugabilidad es endiablada. Recuerda mucho a las coñas del God Hand, incluso las ostias que les meten a los enemigos en los vídeos.Simplemente los videos son impresionantes y una partida de culo. En la demo no me di cuenta que sonase el Fly Me To The Moon (nueva versión de una canción de Frank Sinatra ya utilizada en el Ending de Neon Genesis Evangelion), pero lo mejor de todo ha sido cuando acompañas a otro personaje en su coche en el cual sonaba el principio del Magical Sound Shower del Outrun, además de que el dueño del coche (no me he fijado si era un Ferrari…) se llama Enzo.Y ya no hablemos del primer logro que te dan: «Mira que soy zorr… bruja…», que si bien en castellano hace gracia, en inglés que debe cambiar la palabra «witch» por «bitch» será mejor…Poco más he probado ya que no he tenido tiempo, pero cuando me lo acabé ya hablaré de él.